jueves, 7 de julio de 2011

Ensalada frutal

   Hoy me apetecía una ensalada fresquita, llena de color y vitaminas.

   Ingredientes
   - Lechuga
   - Tomate cherry
   - Zanahoria rallada
   - Remolacha rallada
   - Brotes de soja
   - Rabanitos
   - Aguacate
   - Manzana
   - Piña
   - Naranja

   Elaboración
   Todos los ingredientes deben estar bien fríos, salvo la piña, que en mi caso estaba demasiado madura y decidí asarla. El contraste entre el frío de los ingredientes y la templanza de la piña, así como los diferentes sabores me ha encantado, pero claro, si preferís ponerla al natural también estará buenísima.
   El resto de ingredientes va en vuestro gusto, pero si nunca habéis probado la ensalada con naranja es hora de que lo hagáis, porque no sólo le aporta sabor y color, sino que cuando comes un trozo mezclado con el resto, al soltar el zumo crea un bocado especial y diferente del resto del plato.
   Para preparar la ensalada hay que limpiar y cortar la lechuga y los tomates cherry. Pelar la manzana, la naranja, la piña y el aguacate y cortarlos en trozos, en este caso, dejé algunos más grandes para decorar la ensalada. Picar los rabanitos. Escurrir bien la zanahoria, la remolacha y los brotes de soja, si los usáis de bote, porque si la remolacha y la zanahoria son naturales, habrá que pelar y cortar como el resto, pero yo para ensaladas los prefiero de bote y ya rallados, así me da menos trabajo, aunque claro, naturales decoran mejor.
   La piña puede ir natural, pero como me llevé la sorpresa de que la que compré estaba demasiado madura, me pareció mejor asarla, para lo cual la puse en una sartén antiadherente y dejé que se fuera tostando lentamente. 
   Y ya está, sólo queda colocar todos los ingredientes en la fuente y sentarse a comer.
   Para el aliño le viene bien un poco de sal por el aguacate y aceite y vinagre, aunque si os gusta con limón también debe resultar refrescante. Personalmente no le pondría salsas como mayonesa o salsa rosa, porque parece que con la fruta pega menos, pero también depende de gustos. Yo cambié el vinagre de vino por uno de manzana balsámico y me encantó el contraste de sabores, pero sobre todo, la sensación de frescura que deja en un día caluroso.


¡Que la disfrutéis!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada