sábado, 2 de julio de 2011

Batido de melocotón con hierbabuena

   En estos días de calor, no todo van a ser gazpachos y cervecitas, ¿no?

   Ingredientes
   - Melocotones
   - Azúcar
   - Leche de soja
   - Agua
   - Hierbabuena
   - Canela en polvo

   Elaboración
   Hay que pelar y cortar los melocotones en trozos. Limpiar unas hojas de hierbabuena y picarlas un poco para que aromaticen más. Si no las tenéis frescas, valen secas, pero en este caso es mejor que las remojéis un ratito en el agua que vais a usar para el batido, así se empaparán y dejarán más sabor. Para este batido he mezclado leche de soja y agua, aunque dependiendo de vuestras preferencias, podéis hacerlo sólo con leche de soja, sólo con agua, cambiando la leche de soja por leche de vaca, de almendras,.... la que tengáis a mano o prefiráis. Como el melocotón tiene bastante pulpa, yo prefiero mezclar leche y agua, así queda más ligero, pero también depende de vuestros gustos.
   A la hora de hacer el batido, hay que poner primero la fruta y luego el líquido, para medir mejor, ya que éste debe cubrir la fruta. La cantidad de azúcar y canela va también en función de vuestras preferencias, pero en este caso, es mejor quedarse corto que pasarse, pues siempre tendréis la posibilidad de agregar más después de probarlo, en cambio si os pasáis la solución será agregar leche, agua o melocotón, con lo que resulta mucho más engorroso. Lo mismo sucede con la hierbabuena, tened en cuenta que es una planta muy aromática y un poquito será suficiente. 
   Batirlo todo junto hasta que no queden trozos de melocotón o hierbabuena. Si os apetece algo más frío podéis hacer un semi granizado, agregando unos cubitos de hielo picado, pero aseguraos de que vuestra batidora puede picar hielo antes de hacerlo, porque algunas no valen para eso y se pueden estropear las cuchillas. Si este es vuestro caso, tranquilos, tengo el remedio, ponéis los cubitos de hielo en un trapo limpio y los envolvéis bien, ahora sólo tenéis que golpear el trapo con un amasador o incluso un martillo (aunque sin emocionarse, ¡no vayáis a cargaros la encimera!) y listo.


   Para que resultara más vistoso, le he puesto unas hojitas de hierbabuena y un poco de canela por encima, ¿os apetece un vaso bien fresquito?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada