lunes, 30 de mayo de 2011

Torrijas

   Un postre típico de Semana Santa, pero que puede tomarse todo el año, ya que resulta riquísimo, fácil de hacer y rápido. Pero como siempre, con un toque personal. Hoy por probar algo diferente usé café con leche para ablandar el pan.

   Ingredientes
   - Pan, vale cualquiera, pero es mejor si está reseso.
   - Leche
   - Café
   - Huevos
   - Canela, en rama y molida
   - Azúcar

   Elaboración
   Cortar el pan en rebanadas de entre uno o dos centímetros. Mezclar el café con la leche, dejándolo clarito, para que no sea muy fuerte (si sois muy golosos podéis añadirle algo de azúcar) y calentar con una rama de canela sin dejar que llegue a hervir. En una fuente honda, colocar el pan y bañarlo con el café. Dejarlo unos minutos para que ablande bien y absorba parte del líquido. Si cuando las levantéis se deshacen, apretarlas un poco para escurrir el café sobrante.
   Batir los huevos y rebozar bien las rebanadas. En una sartén con abundante aceite caliente, dorar el pan hasta que tenga el color deseado. Tened en cuenta que si hacéis mucha cantidad de torrijas, vais a necesitar bastante aceite, ya que no sólo lo absorben, sino que además se quema rápido, por lo que es aconsejable cambiarlo o limpiarlo, según las necesidades del momento. Para limpiarlo podéis poner un trozo de piel de limón a freír, sin torrijas y cuando esté limpio seguir cocinando.
   Al sacarlas del fuego, colocadlas en un plato con papel absorbente para escurrir el aceite sobrante y espolvorearlas con azúcar y canela.
   También se les puede añadir miel, aunque claro, sin la canela ni el azúcar. Pueden tomarse solas o acompañadas de nata o helado. Siempre están deliciosas.


¡Espero que os gusten!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada