jueves, 9 de junio de 2011

Chipirones guisados al curry

   Un plato que no había probado nunca, más que nada por los chipirones, que es la primera vez que los preparo, así que investigué un poco para evitar que me quedaran duros. ¡Misión cumplida!

   Ingredientes
   - Chipirones
   - Manzana
   - Cebolla
   - Caldo vegetal
   - Vino blanco
   - Nata
   - Curry
   - Arroz
   - Sal
   - Perejil
   - Aceite

   Elaboración
   Limpiar y pelar los chipirones. Por si sois novatos como yo, os explico un poco, hay que quitarles la cabeza, sacar la pluma y las tripas y limpiarlos bien, quitándoles la piel y las aletas, aunque yo alguna dejé. La cabeza se corta por encima de los ojos y se limpian los tentáculos. Sí, así explicado casi quita las ganas de hacerlos, pero como están muy buenos,... pues hay que hacerlo o pedírselo a la pescadera. 
   En una cazuela, poner un chorrito de aceite, y pochar la cebolla en trozos, y cuando empiece a dorarse, añadir la manzana pelada y cortada en lascas. Remover bien. Llega el momento de añadir los chipirones. Para que no queden duros hay dos opciones, cocinarlos poco o mucho, lo malo es el término medio. En este caso, es mejor cocinarlos bien, así que los añadimos a la cazuela y removemos bien, asegurándonos que el fuego esté fuerte, rehogándolo unos 10 minutos. Tras esto, se agrega un vaso de vino blanco y otro de caldo vegetal. Bajar el fuego y cocinar 30 minutos más.
   Yo no tenía el caldo vegetal, así que lo hice cociendo zanahoria, cebolla, dos dientes de ajo, un puerro y un tomate con un poco de sal.
   Cocer el arroz, como lo vamos a mezclar con la salsa de los chipirones no es necesario que tenga demasiado sabor, así que con cocerlo en agua con sal y aceite es suficiente.
   Cuando los chipirones estén bien cocidos y blanditos, sacarlos de la cazuela, y añadir el curry, como siempre en el aceite, separando un poco los restos de la cebolla y la manzana y asegurándonos de que está bien caliente para revivir el curry. Darle una vuelta y agregar la nata, cociendo suavemente hasta que empiece a reducir. Pasar por la batidora o un pasapurés. Mezclar con los chipirones y calentar. 
   A la hora de servir, se puede hacer una montaña de arroz, colocando los chipirones alrededor y espolvoreando un poco de perejil.


¿Qué os parece la receta de hoy?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada